SeleccionesJusticia

4 Gobernadores a la JEP por daños ambientales y violaciones a DD.HH. En Nariño

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) ha citado a cuatro exgobernadores de Nariño por las consecuencias de daños ambientales por las fumigaciones con glifosato.

Las audiencias se llevarán a cabo entre el 17 y el 25 de junio como parte del Caso 02, que investiga crímenes de guerra y de lesa humanidad en Tumaco, Ricaurte y Barbacoas entre 1990 y 2016.

Los exgobernadores citados son:

daños ambientales
de izquierda a derecha; Parmenio Cuéllar Bastidas (2001-2003), Eduardo Zúñiga Eraso (2004 – 2007), Antonio Navarro Wolff (2008 – 2011) y Raúl Delgado Guerrero (2012 – 2015).
  • Las diligencias hacen parte de la investigación que adelanta la Sala de Reconocimiento de Verdad en el Caso 02, que investiga graves crímenes presuntamente cometidos por la Fuerza Pública en Tumaco, Ricaurte y Barbacoas, Nariño.
  • La JEP invita a las víctimas de los municipios priorizados que sufrieron graves violaciones a los Derechos Humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario, cometidas durante la erradicación de cultivos de uso ilícitos con glifosato, a solicitar su acreditación.

Bogotá, 06 de junio de 2024. La JEP convocó a cuatro exgobernadores de Nariño a entregar testimonio sobre la implementación e impacto de la estrategia de erradicación forzada de cultivos de uso ilícito mediante la aspersión aérea con glifosato en Tumaco, Ricaurte y Barbacoas, entre 2000 y 2013.

A las audiencias convocadas por la Sala de Reconocimiento de Verdad que se desarrollarán entre el 17 y 25 de junio, fueron citados Parmenio Cuéllar Bastidas (2001-2003), Eduardo Zúñiga Eraso (2004 – 2007), Antonio Navarro Wolff (2008 – 2011) y Raúl Delgado Guerrero (2012 – 2015).

Este llamado se da en el marco del Caso 02, que investiga los crímenes cometidos presuntamente por la antigua guerrilla de las Farc-EP, así como por integrantes o exintegrantes de la Fuerza Pública, agentes del Estado no integrantes de la Fuerza Pública y terceros civiles en esta región, entre los años 1990 y 2016. Este macrocaso de la Sala de Reconocimiento de Verdad desarrolla dos líneas de investigación por actores, con una metodología territorial que incorpora los enfoques de género, étnico racial y territorial y daños ambientales.

Daños ambientales por fumigaciones

Como parte del proceso de investigación judicial, la Sala de Reconocimiento de Verdad ha identificado más de 400 hechos graves y representativos presuntamente cometidos por agentes del Estado integrantes de la Fuerza Pública, de los cuales, 98 se ejecutaron en el marco de la implementación de la estrategia de erradicación forzada de cultivos de uso ilícito, mediante aspersión aérea con glifosato, que termino con daños ambientales.

daños ambientales

En los informes aportados por las organizaciones de víctimas, indígenas, afrocolombianas, campesinas y de derechos humanos y otras fuentes de información disponibles en el expediente judicial, se expone que estos hechos generaron daños graves, diferenciados y desproporcionados sobre la población civil, sus bienes, el Territorio y la Naturaleza. En específico, precisan que se generaron daños directos en la salud de las personas y afectaciones ambientales graves, incluyendo la destrucción de cultivos de pan coger, plantas medicinales y contaminación de ríos y quebradas.

daños ambientales
Se han desplazado debido a enfrentamientos. Imagen ilustrativa | Foto: Guillermo Torres

Además, han relatado ante la Justicia Transicional Restaurativa que estas operaciones provocaron desplazamientos forzados y comprometieron las condiciones de vida de las comunidades, exacerbando las situaciones de vulnerabilidad y conflictividad social.

La JEP invita a las victimas de los municipios priorizados que sufrieron graves violaciones a los Derechos Humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario, cometidas durante la erradicación de cultivos de uso ilícitos mediante aspersión aérea con glifosato, a solicitar su acreditación.

daños ambientales

El glifosato contamina nuestros ríos Los ríos acumulan dosis elevadas de glifosato. El informe El glifosato, una plaga para la salud de nuestros ríos, el medio ambiente y las personas revela los análisis realizados 

Además de en nuestra salud, el uso de glifosato tiene graves impactos en el medio ambiente, puesto que contamina los suelos y el agua y afecta a otros seres vivos (organismos acuáticos desde algas microscópicas hasta peces y moluscos, pasando también por las ranas y sus renacuajos, y organismos del suelo, como las

daños ambientales

Desde su creación en 1970, el glifosato poco a poco se abrió camino para convertirse en el herbicida más utilizado en el mundo. Ofrecía lo que, durante mucho tiempo, se había buscado en el ámbito de la agricultura: un producto capaz de eliminar las malas hierbas y favorecer los cultivos controlados.

No obstante, la naturaleza tiende a ser sabia y, de un modo u otro, se abre paso a pesar de la adversidad. Cincuenta años después del surgimiento del glifosato, algunas plantas y malas hierbas, como la Eleusine indica, han desarrollado resistencia a este herbicida. Esto ha llevado a un uso excesivo del producto para eliminarlas. Como resultado, el glifosato ha ampliado su impacto, contaminando agua y tierra, y afectando al ser humano.

De acuerdo con la metodología de investigación territorial del Caso 02, la Sala de Reconocimiento de Verdad emitió un primer Auto en el que determinó los hechos y conductas presuntamente cometidas por las extintas guerrillas de las Farc-EP en Tumaco, Ricaurte y Barbacoas, en Nariño.